Mallorca esconde innumerables tesoros de la naturaleza como ya os he ido contando en otras entradas del blog pero todavía guarda más sorpresas como, por ejemplo, sus impresionantes cuevas, algunas de las cuales permiten visita guiada a pie: cuevas del Drach, cuevas del Hams, cuevas de Artà, cuevas de Campanet, cuevas de Génova

Visitar las cuevas de Artà es una experiencia totalmente recomendable, ya que al tener una duración reducida se puede compaginar muy bien con otras actividades aprovechando el resto del día.

 

 

1. ¿Por qué hacer la visita a las Cuevas de Artà y no a otras?

Duranta nuestra ruta en coche por Mallorca decidimos visitar las cuevas de Artà y no otras ya que algunas de sus formaciones son únicas en Europa y, además, nos quedaban a mano en nuestro recorrido. También influyó que al no ser las más visitadas de la isla, «privilegio» que ostentan las cuevas del Drach en Manacor, el número de visitantes probablemente sería menor.

Visita a las Cuevas de Artà Entrada

Entrada natural de la cueva, que actualmente se usa como salida

 

2. Información general

Las cuevas de Artà están situadas en el término municipal de Capdepera en el Cap Vermell rodeadas de mar y montaña, y se fueron formando con el paso de los años a raíz de terremotos y debido a la acción contínua de aguas subterráneas.

Para visitar las cuevas de Artà, se puede llegar por carretera y aparcar en el parking habilitado para visitantes o en barco con una excursión organizada, desde Font de Sa Cala o desde Cala Ratjada.

La cueva está abierta todo el año pero el horario varía en función del mes y la visita tiene una duración de unos 30-40 minutos.

El precio de la entrada general cuando la visitamos en junio de 2018 fueron 15€, aunque para niños y residentes el precio es ligeramente inferior.

Hay un bar al lado de la zona de taquillas con comida y bebida.

Dejo el enlace a la web oficial de las cuevas de Artà que contiene toda la información actualizada sobre cómo llegar, horarios, tarifas…

Visitar la página oficial actualizada de las cuevas

 

3. La visita

Al sacar la entrada te indican el horario de la siguiente visita y será el guía el que, llegada la hora, avise a la gente para comenzar. Solo entra un grupo de visitantes cada vez que se abren las puertas de la cueva. En nuestro caso, éramos unas 8-10 personas, solo 2 españoles, y las explicaciones las realizaron tanto en español como en inglés (aunque también las realizan en francés y alemán).

La temperatura en el interior ronda los 18º durante todo el año y la humedad el 80% por lo que se puede ir en manga corta sin ningún problema. Se recorren numerosas estancias cuyos nombres están inspirados en «La Divina Comedia» de Dante Alighieri.

Como dato curioso, comentar que se llevan realizando visitas desde aproximadamente el año 1870 y, en aquella época, era necesario utilizar lámparas de aceite.

La visita se inicia por La Cuadra, una entrada alternativa a menor altura que la entrada natural abierta en la roca, por un pasillo que nos lleva hacia unas escaleras que nos dirigirán a nuestra primera parada, El Vestíbulo. Una amplia zona repleta de estalactitas que cuelgan del techo y de estalagmitas que crecen lentamente desde el suelo, dando la sensación de que buscan encontrarse.

Cuevas de Artà Vestibulo

El Vestíbulo

 

Después, se accede al Salón de las Columnas, que lleva este nombre por estar repleto de columnas de distintos tamaños y formas de estilo gótico, para continuar hasta el Salón de la Reina de las Columnas, donde podemos contemplar una estalagmita de unos 22 metros de altura, una de las más grandes de Europa.

Cuevas de Arta Reina Columnas

Estalagmita de 22 metros de altura

 

La visita continua hasta la siguiente dependencia llamada Infierno, momento en el cual tiene lugar un bonito espectáculo de luz de unos 4 minutos acompañado con la música de «Carmina Burana» del compositor alemán Carl Off. Hay numerosas estalacticas y estalagmitas de un grosor superior a las otras que pueden verse en el resto de la cueva.

Cuevas de Arta Infierno Espectaculo

Espectáculo de luz y sonido durante la visita

 

Del Infierno se pasa al Purgatorio para llegar a la conocida como Sala del Teatro y el Órgano.

Cuevas de Arta El Órgano

Sala de Teatro y el Órgano por la forma de la pared

 

A través de un estrecho pasadizo se accede a la Sala de Banderas, de unos 45 metros de altura, donde dos impresionantes formaciones de piedra caliza parece que cuelguen del cielo cuando se ve desde abajo.

Cuevas de Arta banderas

Rocas colgando como si fuesen banderas vistas desde arriba

 

Cerca está el Salón de las Campanas, donde varias columnas devuelven un enigmático sonido al ser golpeadas con nuestras manos.

Una roca conocida como El Elefante aparece en nuestro camino. La verdad es que el parecido es total.

Cuevas de Arta Elefante

El Elefante

 

Por último, podemos apreciar unas formaciones conocidas como Piedras de Diamantes, que están cubiertas por cristales de sílice sobre las que refleja la luz.

Cuevas de Arta Piedras de Diamantes

Piedras de Diamantes

 

Para finalizar la visita, regresamos por El Vestíbulo y subimos unas escaleras que nos llevan a la abertura que fue tallada en la roca para acceder a la cueva en sus inicios y que muestra unas preciosas vistas a la bahía de Capdepera para concluir así una interesante visita a las cuevas de Artà.

Salida Cuevas Artà

Salida de las cuevas de Artà con vistas a la bahía de Capdepera

 

Otras entradas sobre Mallorca

Ruta en coche por Mallorca durante una semana

Ruta en coche por la Sierra de Tramuntana (3 días)

Excursión a Cabrera en barco y snorkel

Top Calas Mallorca: ¡Las 7 más impresionantes!

Senderismo por el Camí de Coves Blanques (Pollença)

 

Si te ha gustado la visita o tú también has estado allí, ¡déjanos un comentario!

¡Síguenos en Instagram!