Realizar una excursión a Mykines durante nuestro viaje a las Islas Feroe era una actividad que teníamos marcada en rojo debido a que allí se encuentra una de las mayores colonias de frailecillos del mundo. Te cuento dónde está, cómo llegar y otras actividades que se pueden realizar, como por ejemplo el trekking al faro Mykineshólmur. ¡Sigue leyendo y descubre cómo fue nuestra visita a Mykines!

Vistas Faro Mykines

Faro Mykineshólmur en el punto más occidental de Mykines

 

1. ¿Dónde está Mykines?

Mykines es la isla más al oeste de todas las que conforman las Islas Feroe. Ocupa una superficie aproximada de 10km² y tiene una población de 10-20 habitantes debido a que la gente se ha ido desplazando a zonas del país mejor comunicadas.

Mykines es, además, un área RAMSAR, lo que significa que es un espacio internacional protegido debido a su biodiversidad y a las aves que allí habitan.

Mykines RAMSAR

Zona conocida como Lamba donde la colonia de frailecillos anida

 

Pincha aquí para conocer mi recopilación de consejos prácticos a la hora de organizar tu viaje a las Islas Feroe (incluye vuelos, alquiler de coche, senderismo y mucho más):
Información práctica sobre las Islas Feroe

 

2. ¿Cómo llegar a Mykines?

Existen dos formas de desplazarse a Mykines: en ferry o en helicóptero. En ambos casos recomiendo reservar con antelación el billete para no tener que pasar por el mal trago de ver como el barco o el helicóptero se van sin nosotros.

Es muy importante revisar las condiciones meteorológicas a la hora de planificar la visita a Mykines, ya que si son muy malas es posible que se produzcan retrasos o cancelaciones.

Excursión a Mykines Ferry

Ferry

  • La línea 36 conecta Sørvágur con Mykines. En la web oficial de la compañía puedes consultar la información más actualizada sobre horarios y disponibilidad, ya que esta varía en función de la época del año.
  • Se pueden realizar las reservas con antelación desde este enlace: web oficial de reserva.
  • El precio son 60DKK por trayecto, es decir, 120DKK en total ida y vuelta cada persona.
  • La duración del trayecto son 45 minutos, en los que pasaremos al lado de Tindhómlur y Drangarnir y podremos disfrutar de una enorme cantidad de aves (yo me compré estos prismáticos antes de ir para no perder detalle y fue una decisión muy acertada).
Drangarnir
Tindhólmur

Si reservas tu alojamiento con Airbnb a través de este enlace, te beneficiarás de un descuento de 25€ (reserva mínima de 65€). Pincha aquí si quieres saber más sobre cómo funciona.

Helicóptero

Recomiendo reservar con antelación el primer ferry del día para la ida (10.20h) y el último para la vuelta (17.05h) y así aprovechar al máximo la visita sin prisas

  • Nota importante: en un mismo día solo está permitido hacer el viaje de ida o el de vuelta en helicóptero, por lo que el otro trayecto deberá realizarse obligatoriamente en ferry. En días distintos no habría problema en hacer la ida y la vuelta en helicóptero. Esto es debido a que el servicio de helicópteros está pensado para los locales y de ahí su bajo coste.
  • El vuelo es operado por Atlantic Airways.
  • En la web oficial de la compañía se pueden consultar los horarios y disponibilidad.
  • Se pueden realizar las reservas con una semana de antelación desde este enlace: web oficial de reserva. El helicóptero cuenta con 8-12 plazas aproximadamente.
  • El precio son 145DKK por trayecto.
  • La duración del trayecto es de unos 10 minutos y, por lo que dicen, compensa más volar a otras islas si lo que se quiere es disfrutar de las vistas aéreas. De todos modos, a nosotros no nos cuadró bien para volar en helicóptero en el viaje así que no puedo opinar sobre ello.
Helipuerto Mykines

Excursión a Mykines: Helipuerto de Mykines

 

3. ¿Qué necesito llevar a una excursión a Mykines?

¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y encuentra todos los productos que necesitas para tu viaje!
Entrar a la Tienda
  • Comida y bebida: en la isla solo hay un par de cafeterías que ofrecen bebida y comida. Me parecieron ideales para el final del día cuando ya estábamos esperando la llegada del ferry de vuelta. En cambio, si vas a realizar el trekking hasta el faro, lo más adecuado es llevar comida y bebida en la mochila para poder comer al llegar allí.
  • Ropa de abrigo y chubasquero: las condiciones climatológicas en Mykines son igual de cambiantes o incluso más que en el resto del país, así que es muy importante llevar varias capas de ropa y que alguna sea cortavientos. Tampoco debemos olvidarnos del chubasquero, de una camiseta técnica interior, de los guantes, del gorro ni de la bufanda o braga. Hicimos la visita en el mes de junio y hacía mucho frío.
  • Calzado adecuado: hay partes del trekking al faro que pueden ser resbaladizas, por lo que hace falta calzado con buen agarre. Algunos locales que nos encontramos por el camino llevaban botas de fútbol con tacos.
  • Prismáticos: puede parecer una tontería pero son realmente útiles para apreciar a los frailecillos y otras aves en detalle y para hacer fotos con zoom. Yo compré estos para el viaje.
  • Cámara de fotos y espíritu aventurero.
Puente faro Mykineshólmur

Puente que conecta con el islote donde se encuentra el faro Mykineshólmur

 

4. Faro de Mykines: trekking a Mykineshólmur

Para poder hacer el trekking hasta el faro es indispensable haber pagado la tasa de acceso con anterioridad y así poder mostrar el justificante en el momento que nos lo soliciten. Se puede pagar desde la web oficial en la que adquirimos los tickets del ferry, pero en este caso seleccionando Hiking fee Mykines en el desplegable. El precio es de 100DKK.

Nada más salir del ferry empezamos a caminar con dirección al pequeño pueblo, donde un cartel a la entrada indica el inicio del trekking al faro. Comenzamos ascendiendo en línea recta por una inmensa pradera, probablemente la parte más dura del recorrido por ser en la que más desnivel se libra, para llegar a una zona mucho más llana.

Inicio trekking
Subida Pradera

A partir de ahí se suceden ligeras subidas y bajadas y ya se pueden empezar a ver algunos frailecillos cerca de los acantilados, que sirven como aperitivo para lo que está por llegar.

Puffins Mykines

Llegamos a una pequeña entrada delimitada por piedras en la que una chica comprobaba si habíamos pagado la tasa para realizar el trekking. Y, nada más cruzar, lo primero que se ve es un monumento del año 1939 en recuerdo a las víctimas que perdieron su vida en el mar o precipitándose desde los acantilados.

Entrada Tasa
Monumento Mykines

Nos encontramos con un señor que estaba haciendo un agujero al lado de donde comenzaba la bajada, posiblemente para poner alguna indicación. Habíamos escuchado que unos días antes de llegar al país, en mayo, habían decidido cerrar los sitios más turísticos para, con la ayuda de voluntarios, trabajar en su mejora. Pero pudimos comprobar que casi todo había quedado a medias o el avance había sido escaso, dado que únicamente habían participado unas 100 personas. Esa misma sensación la tuvimos al movernos por otras partes del país, aunque más que por dejadez parece que es por una cuestión de recursos ya que, al ser tan pocos habitantes, es posible que no den a basto para realizar todas las tareas necesarias.

Hombre trabajando

Hombre trabajando con Mykineshólmur al fondo

 

A partir de aquí hay un tramo de bajada que se vuelve algo más peligroso y resbaladizo, aunque hay una cuerda para agarrarnos que permite pasar perfectamente. Las vistas en todo momento son espectaculares y siempre con aves alrededor.

Escalones Camino
Bajada Camino

Seguimos disfrutando del bonito paseo entre ovejas, algunos frailecillos apartados y otras aves y llegamos a una zona conocida como Lamba donde una inmensa colonia de frailecillos tiene sus nidos. Muchos de ellos volando por encima de nuestras cabezas pero también muchos flotando en el agua. Este es el punto fuerte de la excursión a Mykines.

Frailecillos Mykines
Frailecillos Mykines 4
Frailecillos Mykines 3
Frailecillos Mykines 2

Ahora queda cruzar el puente que permite pasar a la zona del faro. Tiene una puerta en medio para evitar que los animales pasen de un lado a otro. Una familia feroesa lo estaba cruzando y el padre, al escucharnos, nos preguntó por el partido de fútbol que un día antes había disputado la selección española contra el equipo del país. Se creían que habíamos ido al país por el fútbol pero no…¡todo lo contrario!
Hasta el año 1970 varias familias se encargaban del funcionamiento del faro. Ahora funciona de forma automática
Desde el puente pudimos ver un ejemplar de foca gris que se desplazaba por el agua cerca de la colonia de frailecillos. Días después veríamos alguna más en los acantilados de Eggjarnar en la isla de Suðuroy.

Puente al faro

Al pasar el puente hay que subir unos cuantos escalones esculpidos en la tierra y, a partir de ahí, solo queda caminar a media ladera por el mullido verde admirando el entorno rodeados de muchas ovejas y, sobre todo, de mucha calma y tranquilidad.

Media ladera
Llegada faro

Una vez en el faro solo queda relajarse con las vistas (se puede contemplar el espectacular camino recorrido con el pueblo al fondo), reponer fuerzas y observar la colonia de alcatraces que hay en una roca cercana.

Vistas faro
Alcatraces

¿Qué te ha parecido la excursión a Mykines? Si tienes alguna pregunta, ¡déjanos un comentario!

 

¡Síguenos en Instagram!

 

Otras entradas de nuestro viaje a las Islas Feroe por libre

Islas Feroe por libre en 10 días (parte 1/2)

Información práctica sobre las Islas Feroe

Ruta al lago Sørvágsvatn y cascada Bøsdalafossur

Monte Slættaratindur: el punto más alto de las Islas Feroe

 

¿Quieres ver más sobre otros viajes recientes?

Costa Rica en 15 días por libre con 4×4

Itinerario por Tailandia de 2 semanas