Una de las mayores atracciones de las Islas Feroe es el lago Sørvágsvatn, el más grande del país, que visto desde los acantilados de Trælanípa parece flotar por encima del Océano Atlántico. Además, se puede ver cómo el agua cae al mar desde los 30 metros de altura de la cascada Bøsdalafossur. Un espectáculo maravilloso que se puede contemplar en el área de Vágar, muy cerca del aeropuerto y, buenas noticias, el camino hasta allí es muy sencillo. ¡Te invito a conocerlo!

Lago Sørvágsvatn solo

Lago Sørvágsvatn y Océano Atlántico desde los acantilados de Trælanípa

 

La ruta al lago Sørvágsvatn tiene aproximadamente unos 6-8km de distancia y se inicia desde Miðvágur, donde seguiremos las indicaciones para llegar a un pequeño aparcamiento de tierra que conecta con el comienzo del sendero.

Parking ruta
Entrada ruta

Da la sensación de que todo está muy reciente, ya que todo está bastante nuevo y aún sin terminar. Al menos una de las primeras cosas que han puesto es un mapa bastante ilustrativo del camino a seguir y también una puerta de madera casi «infranqueable» jeje

Mapa ruta
Puerta ruta Lago Sørvágsvatn

En cuanto te alejas un poco del pueblo por la pista marcada, pronto se empieza a tener visión directa del lago y de los acantilados, para empezar a formar una imagen en la cabeza de su distribución respecto al océano y la cascada. Hay muchas ovejas pastando por el lugar y también muchas aves sobrevolando.

Pueblo atrás
Vista lago

El lago Sørvágsvatn también es conocido como Leitisvatn o Vatnið («lago» en feroés)
La lluvia nos respetó durante todo el paseo, permitiéndonos disfrutar de la naturaleza con calma a pesar del frío, pero una vez que llegamos a la zona de los acantilados de Trælanípa, el aire soplaba con tanta fuerza que la sensación de frío era mucho mayor y resultaba hasta peligroso. Las formaciones rocosas se elevan en su punto máximo hasta 142 metros sobre el nivel del mar y hay visión directa de las islas de la zona más al sur del país (Koltur, Hestur, Sandoy, Skúvoy y Suðuroy).

Acantilados Trælanípa izquierda
Acantilados Trælanípa derecha

Si reservas tu alojamiento con Airbnb a través de este enlace, te beneficiarás de un descuento de 25€ (reserva mínima de 65€). Pincha aquí si quieres saber más sobre cómo funciona.

Hay un banco de madera desde el que se puede disfrutar de los acantilados y perder la mirada en un punto infinito del Océano Atlántico. Tiene un mensaje escrito en feroés, ¿alguien sabe lo que significa?

Banco Lago Sørvágsvatn
Trælanípa significa «montaña de esclavos» y se le conoce así desde la época vikinga
En esta otra foto podéis ver mejor la ubicación del banco y las vistas que ofrece, así como unos sacos blancos de tierra que seguramente fuesen a utilizarse para adecuar la zona. Como os comenté en otras entradas, unos días antes de que visitásemos el país se organizaron unas jornadas para voluntarios en las que pudo participar gente de todo el mundo y ayudar a mejorar los accesos a las atracciones turísticas más importantes, aunque por desgracia aún queda mucho trabajo por hacer y todo está incompleto.

Vistas banco Lago Sørvágsvatn

Queda librar la mayor pendiente del paseo para subir al punto más alto del acantilado que es desde donde mejor se aprecia la distribución de todos los elementos: el lago sobre el océano, el pueblo al fondo, la zona de la cascada y otras islas cercanas.

Cima izquierda
Cima derecha Lago Sørvágsvatn

Mientras disfrutábamos del entorno y de las vistas tuvimos la ocasión de ver cómo se aproximaba un avión para realizar la maniobra de aterrizaje en el aeropuerto, que se encuentra a escasos kilómetros de la zona.

¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y descubre nuestros productos favoritos para viajar!

Entrar a la Tienda

Nos quedaba por ver la cascada Bøsdalafossur, a través de la cual el agua pasa del lago Sørvágsvatn al Océano Atlántico cayendo desde una altura de unos 30 metros. Decidimos bajar por la hierba y luego saltar de roca en roca para llegar. El mar estaba muy tranquilo así que pudimos acercarnos sin ningún riesgo.

Cascada Bøsdalafossur

La vuelta al punto de partida la hicimos pegados al lago para ir por un sitio distinto al que habíamos usado para la ida, aunque siempre con el camino principal a la vista, el cual volvimos a coger en el último kilómetro para volver al coche.

Sin duda, nos fuimos con la sensación de que habíamos conocido un lugar especial único en el mundo y por el que merece la pena acercarse a este desconocido país.

 

Si tienes alguna pregunta sobre la ruta al lago Sørvágsvatn, ¡déjanos un comentario!

 

Otras entradas sobre Islas Feroe

Información práctica sobre las Islas Feroe

Excursión a Mykines: cómo llegar, qué ver, frailecillos,…

 

¡Síguenos en Instagram!

¿Quieres ver más sobre otros viajes recientes?

Costa Rica en 15 días por libre con 4×4

Itinerario por Tailandia de 2 semanas