¿Cómo llegamos a Bangkok?

Salimos de Asturias hacia Madrid muy temprano para evitar sobresaltos debido al mal tiempo. Cruzamos el Huerna, que estaba muy nevado, con ayuda de las quitanieves y a partir de ahí la carretera mejoró bastante. Durante el viaje hablamos bastante de CrossFit (qué raro) y también jugamos con las cartas de Black Stories, un juego bastante entretenido en el que una persona del grupo lee un enunciado que puede tratar sobre un enigma, un suicidio, un accidente,…mientras que el resto, realizando solo preguntas de sí o no, deben averiguar el desenlace. Aunque, en realidad, no podíamos parar de pensar en cómo sería nuestra llegada a Bangkok.
Tras una parada para comer, llegamos al aeropuerto de Barajas en Madrid. Allí pasamos los controles típicos y esperamos hasta que el Boing 787-8 Dreamliner de la compañía Air India abrió sus puertas para afrontar la primera parte del trayecto, con destino Nueva Delhi.

Pantalla Madrid

Pantalla en Madrid con nuestro primer vuelo destino Delhi indicado

 

Para ser sincero, tal vez por haber volado recientemente con Qatar Airways a Hong Kong y Japón, me llevé una pequeña decepción. Nuestros asientos estaban algo sucios, las pantallas eran muy difíciles de usar ya que no respondían fácilmente al tacto y a mi mando, en concreto, le faltaba un botón. A medida que fue pasando el viaje, de unas 8 horas de duración, los baños iban estando más sucios y se agotó el papel higiénico sin que nadie hiciese nada. En cuanto a la comida que nos dieron, todo era muy picante, sin posibilidad de elegir algo que picase menos. El viaje, por lo demás, transcurrió sin sobresaltos.

Madrid - Delhi en la pantalla del avión

Madrid – Delhi en la pantalla del avión

 

Una vez que el avión aterrizó en Nueva Delhi y salimos a la terminal, se pudo sentir el calor. Me llamó la atención que pese a que cada uno compramos comida en un establecimiento distinto (pizza, arroz, hamburguesa…), todo picaba mucho. Allí pedir algo no picante, significa que pica menos, y si dices que lo quieres sin nada de picante, la respuesta que te llevarás seguramente será que eso no es posible.
Sin tiempo a mucho más, nos dirigimos a la puerta de embarque del siguiente vuelo, también operado por Air India, con destino final Bangkok. ¡Por fin!
Una vez más decepción, el avión estaba limpio pero el mando para controlar la pantalla, la luz del asiento y alguna cosa más no funcionaba y algunas pantallas no respondían al tacto. Pero da igual, ya que en 5 horas aterrizaríamos por fin en Bangkok y comenzaría así nuestra aventura.

Llegada a Bangkok

Viaje en taxi desde el aeropuerto de Bangkok hasta nuestro hostel

 

Llegada a Bangkok y primeras impresiones

Después de aterrizar en el aeropuerto de Suvarnabhumi (BKK), nos ahorramos la espera por las mochilas ya que todo nuestro equipaje fue en cabina y, después de pasar el control del visado temporal (durante el vuelo nos habían dado el papel para rellenarlo e ir ganando tiempo), fuimos directos a comprar unas tarjetas de móvil tailandesas con tarifa de datos.
Elegimos la compañía TrueMove H que ofrecía 8Gb de datos a velocidad 4G a gastar en 15 días. Inicialmente, nos pedían 499 bahts (algo más de 13€), pero al final lo conseguimos bajar a 449 bahts (poco más de 11€). Además, cambiamos un poco de dinero (muy poco) para pagar el taxi a nuestro hostel. El cambio, como era de esperar en el aeropuerto, bastante desfavorable, a 36,05 bahts por euro.
 

¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y descubre nuestros productos favoritos para viajar!
 
Entrar a la Tienda

 
Para coger el taxi, seguimos las indicaciones que había por el aeropuerto. Fuimos a la planta 1 y simplemente tienes que pasar por la fila que más se adapte a tus necesidades. En nuestro caso, al ser 5 personas, elegimos uno grande. La máquina nos dio un ticket con el número de plaza a la que debíamos ir y donde nos esperaba uno de los muchos taxistas que allí había. El precio por un trayecto de unos 40-50 minutos fue 700 bahts (sobre 20€ que no negociamos y, con el paso de los días, nos dimos cuenta de que fue caro. Regatead siempre). En la autopista había mucho tráfico pero conseguimos llegar al alojamiento sin sobresaltos.

Diferentes colas para elegir el tipo de taxi en el aeropuerto de Bangkok

Diferentes colas para elegir el tipo de taxi en el aeropuerto de Bangkok

 

Nos alojamos en el hostel “The Oasis Hostel”, a unos 20 minutos caminando de la calle de los mochileros Khao San Road. Un sitio bastante modesto, con zona común a la entrada, unas cuantas habitaciones y varios baños y duchas compartidas. Por suerte, habíamos hablado previamente con ellos y pudimos estar juntos en la misma habitación.
Nos cambiamos de ropa y salimos a dar una vuelta en dirección a Khao San Road. Es fácil dar con ella por el bullicio que se escucha desde lejos. Es una calle que está llena de bares, de puestos de venta de ropa, de sitios de masajes, de gente con bandejas de insectos listos para comer, de fruta…y si eres chico, posiblemente no dejen de ofrecerte espectáculos sexuales constantemente. Demasiado turístico.

Khao San Road por la noche

Khao San Road por la noche

 

Aún no habíamos comido nada desde nuestra llegada a Bangkok, así que comimos un pad thai por 50 bahts (algo más de 1 euro) y como el viaje había sido largo, nos dimos un masaje de pies de media hora por 150 bahts (unos 4€). ¡Como nuevos!

Puesto de Pad Thai en Khao San Road

Puesto de Pad Thai en Khao San Road

 

Al día siguiente comenzaba de verdad nuestra aventura, así que nos fuimos a descansar para recuperar fuerzas.

 

VER EL ITINERARIO COMPLETO DEL VIAJE POR TAILANDIA

¡Si tienes cualquier duda o recomendación, no dudes en dejarnos un comentario!

Síguenos en Instagram: