Nuestro tercer día en la isla estaba reservado para realizar el Tour de las 4 Islas desde Koh Lanta, una excursión organizada que consiste en visitar unas islas cercanas en el mar de Andamán, a una hora aproximadamente de distancia hacia el sur, donde se realiza snorkel y también se entra en la Cueva Esmeralda. El trayecto se realiza en un longtail boat, las típicas barcas de madera que suelen llevar entre 10 y 15 personas aproximadamente. La habíamos reservado el día anterior a un precio de 800 bahts (21€) por persona.

Long tail boat amarrado en la isla Ko Ngai

Long tail boat amarrado en la isla Ko Ngai

 

Desarrollo del Tour de las 4 Islas desde Koh Lanta

Pasaron a recogernos a las 8 de la mañana por el bungalow. Luego fuimos a por más gente, en total éramos 13 personas, y llegamos a la zona donde se embarcaba un poco antes de las 9 de la mañana. Todo fue bastante rápido y casi sin darnos cuenta ya estábamos iniciando el Tour de las 4 Islas. Llama la atención como llevan los motores descubiertos, lo rudimentarios que parecen y el ruido que emiten, bastante molesto al principio aunque con el paso del tiempo, la brisa y las vistas, casi consigue hipnotizarte.

Siempre me pregunto cómo sería viajar a un sitio así de niño y cómo serían los recuerdos de mayor

Siempre me pregunto cómo sería viajar a un sitio así de niño y cómo serían los recuerdos de mayor

 

El último pedazo de tierra firme que vimos antes de empezar a ver solo mar en el horizonte fue el faro del Parque Nacional de Mu Ko Lanta que visitamos ayer. A partir de ahí, fue el mar de Andamán y nosotros. Alguna pequeña embarcación a lo lejos, pero nada más.

Navegando por el mar de Andamán

Navegando por el mar de Andamán en nuestro Tour de las 4 islas

 

Al rato, empezaron a aparecer a lo lejos formaciones rocosas, alguna de ellas, islas de las que visitaríamos y otras islas más lejanas.
Las dos personas que llevaban la embarcación no hablaban nada de inglés y tampoco intentaban comunicarse mucho con nosotros, solo lo justo, por lo que salvo Ko Mook que es la isla que tiene dentro la Cueva Esmeralda y Ko Ngai, que fue la isla en la que comimos, las otras 2 en las que paramos a hacer snorkel no sabría decir cuáles eran con seguridad.

Isla a lo lejos

Isla a lo lejos

 

Realizamos la primera parada, de unos 30 minutos para hacer snorkel en la primera isla que nos encontramos. Era una formación rocosa en la que no habitaba nadie. La verdad que no había muchos peces, pero alguno sí vimos, aunque el agua no era cristalina 100%. Los colores de los peces no eran excesivamente vivos, salvo unos amarillos y azules. En esa islas también había una mini cueva muy pequeña a la que entramos por nuestra cuenta, pero no había nada interesante que ver dentro.

Cueva en la primera isla en la que nos detuvimos

Cueva en la primera isla en la que nos detuvimos

 

La segunda parada la realizamos en la isla Ko Mook. En esta isla sí había concentración de gente, ya que allí está la Cueva Esmeralda (Morakot Cave), un gran reclamo turístico, el más grande de este Tour de las 4 islas. Me llamó la atención la gran cantidad de personas asiáticas que había y la forma en la que visitaban la cueva. Mientras que a los occidentales nos tiraban al agua con un chaleco salvavidas y nos indicaban la zona de entrada, a los asiáticos les llevaban a todos juntos con chalecos y amarrados a una cuerda, en fila de a uno.

Cueva Esmeralda (Morakot Cave) masificada

Cueva Esmeralda (Morakot Cave) masificada

 

Otra cosa que nos llamó la atención a todos es la poca seguridad que se apreciaba. Nos soltaron en el agua, nos indicaron por donde se entraba y ya. La oscuridad en el camino por la cueva era casi total, salvo alguna luz frontal de alguno de los “guías”. La cueva se abrió ante nosotros espectacular, recordando bastante a la playa de Gulpiyuri en Asturias, pero la cantidad de gente que había desvirtuaba un poco el momento. Se podía leer en un cartel, escrito en inglés con muchos errores, la historia de la cueva. Explicaba que, en el pasado, los tailandeses iban allí por los nidos de los pájaros y que, más adelante, fueron los piratas los que iban allí a esconder sus tesoros. El barullo era considerable y lo único que apetecía era irse de allí. Por suerte, los dos grupos de asiáticos que había se fueron y pudimos disfrutar de unos minutos algo más tranquilos.
Después, nuestro guía nos aviso para volver al barco. De vuelta, dentro de la cueva, pasamos al lado de uno de los grupos de asiáticos y mientras les adelantábamos no nos quitaban ojo, no se muy bien porqué. El contraste justo antes de salir al exterior fue muy bonito por el color del agua y el reflejo de la luz.
En el barco habían cortado sandía y anana para recuperar fuerzas. Desde allí, nos dirigimos a nuestra tercera parada, en la isla Ko Ngai. Paramos en un largo arenal llamado Long Beach, y el agua era cristalina totalmente. Además, desde la orilla se podían ver las islas cercanas por las que habíamos pasado.

Flotando en Long Beach en la isla Ko Ngai

Flotando en Long Beach en la isla Ko Ngai

 

Para comer, habían preparado arroz y de acompañamiento curry verde y también verduras cocidas. Nos dijeron que estaríamos allí una hora aproximadamente, y al acabar de comer fuimos al agua.

Tour de las 4 islas desde Koh Lanta

Muiles del Cantábrico en el mar de Andamán

 

Volvimos a subir al barco para ir a nuestro último destino antes de volver. Nos llevaron a otra isla en la que había otras dos embarcaciones como la nuestra y nos dieron otros 30 minutos para hacer snorkel. Aquí si pude ver algún pez más. Los más interesantes unos de color claro y muy alargados y finos, de unos 30-40 centímetros, pero no me tiré al agua sin la cámara y no pude hacerles foto.

Aguas cristalinas para practicar snorkel

Aguas cristalinas para practicar snorkel

 

Nos avisaron para volver al barco y, desde allí, ya solo quedaba el camino de vuelta a Koh Lanta, de algo menos de 1 hora, disfrutando nuevamente de las vistas y el entorno.

Pillado mirando a la nada

Pillado mirando a la nada durante el Tour de las 4 islas

 

Me dormí sentado durante un rato y cuando desperté, ya casi habíamos llegado. Hubo tiempo eso sí, para ver un llamativo pez volador, que parecía que corría por el agua. Buen punto y final para este Tour de las 4 islas.
Nos recogieron para llevarnos de vuelta al bungalow y decidimos alquilar nuevamente las motos del día anterior para poder movernos con total libertad.
Como se acercaba la hora de la puesta de sol, decidimos ir a verla desde uno de los bares de la playa cercana al bungalow. Fuimos al Blue Bailey, con cojines en la arena para poder estar tumbados. Aprovechamos también para cenar algo allí mismo y volvimos a casa para darnos una ducha y salir a tomar algo más tarde. Supuestamente, siguiendo la regla de que cada día por la noche la gente se reúne en un punto de la playa, fuimos al bar que ponía el panfleto que hay en los Seven Eleven, que casualmente era el mismo en el que habíamos estado durante la tarde, pero casi no había gente, así que decidimos caminar un poco por la arena y paramos en otro bar muy tranquilo para terminar el día antes de volver a dormir.

 

VER EL ITINERARIO COMPLETO DEL VIAJE POR TAILANDIA

¡Si tienes cualquier duda o recomendación, no dudes en dejarnos un comentario!

Síguenos en Instagram: