El último día en Tailandia amaneció como todos los anteriores, con el cielo azul y el sol pegando fuerte. Pero en Tonsai parece que brilla de otra forma, debido a la sensación de aislamiento y tranquilidad.
Sabíamos que el viaje de vuelta iba a ser duro, pero no comenzaba hasta la noche, así que aún teníamos tiempo para aprovechar un poco más.

En Tonsai Beach se respira la calma

En Tonsai Beach se respira la calma

 

Después, la ruta que tendríamos por delante sería: longtail de Tonsai Beach a Ao Nang – taxi de Ao Nang al aeropuerto de Krabi – vuelo de Krabi a Bangkok – vuelo de Bangkok a Delhi – vuelo de Delhi a Madrid – coche de Madrid a Asturias, que con las esperas y escalas correspondientes supone más de un día viajando.
Nada más levantarnos fuimos a la playa directos a darnos un baño para aprovechar el último día en Tailandia. Estaba casi vacía y aún había poco movimiento de barcos, por lo que la sensación de tranquilidad era máxima. Poco a poco iban llegando los escaladores y los curiosos nos acercábamos a mirar.

Columpio con vistas

Columpio con vistas

 

Casi sin darnos cuenta llegó la hora de regresar al hotel y dejar la habitación. Por el camino pudimos comprobar el ruido ensordecedor que viene de los árboles. Creemos que producido por insectos como el de la foto.

Bichitos ruidosos

Bichitos ruidosos

 

Como aún teníamos tiempo antes de irnos, decidimos tomar algo y comer en el bar de la playa disfrutando de las vistas y de la atmósfera del sitio.
Llegó el momento de partir. La única forma posible era hacerlo en alguno de los taxi boats, o sea longtails, que hay al final de la playa. Nos acercamos hasta allí y nos comentaron que para ir a la playa de Ao Nang deberíamos esperar a que hubiese 8 personas interesadas. Nosotros éramos 5 y, como no queríamos esperar, pagamos lo de 8 y nos fuimos. El precio por persona eran 100 bahts (menos de 3€), así que pagamos 800 bahts (algo más de 20€) por salir de allí.
Las vistas de la que íbamos a Ao Nang, una vez más, eran espectaculares. Vimos que había alguna mini playa escondida solo accesible con kayak o padel board.

Mini playa escondida

Mini playa escondida

 

¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y descubre nuestros productos favoritos para viajar!

Entrar a la Tienda

Al llegar a Ao Nang, la sensación fue la de una playa demasiado turística, pegada a la carretera y con un montón de puestos, cafeterías, restaurantes y compañías de tickets para excursiones o transporte a zonas cercanas. Estuvimos un rato sentados allí y comentábamos el gran acierto que había sido ir a Tonsai Beach.

Último día en Tailandia en Ao Nang

Último día en Tailandia en Ao Nang

 

En nuestro último día en Tailandia aprovechamos para comprar los últimos detalles, tomar un café y partir al aeropuerto de Krabi, a 40 minutos de distancia. El precio de la furgoneta fueron 600 bahts (unos 15€) entre los 5. El conductor que nos llevó, fue el que más irregularidades cometió al volante de todos los que nos han llevado. Se saltó semáforos en rojo, adelantó por los arcenes, hizo cambios de carril constantemente y usaba el móvil. Al final conseguimos llegar sanos y salvos.
Llegamos con bastante tiempo y tuvimos que esperar un rato a que abriesen el mostrador para poder facturar la maleta del vuelo a Bangkok. El avión salió con retraso de 1 hora aproximadamente, pero no nos importó, ya que en Bangkok tendríamos que esperar unas 8-9 horas, y teníamos margen más que de sobra. Al llegar cenamos y, después, fuimos a buscar un sitio donde al menos pudiésemos estar cómodos. La espera fue dura, pero hubo tiempo para una cabezada.

Tirados en el aeropuerto de Bangkok

Tirados en el aeropuerto de Bangkok aprovechando el final del último día en Tailandia

 

En el resto de vuelos nada que destacar, fueron puntuales y llegamos a Barajas a la hora prevista. Luego, recogimos el coche en el parking de larga estancia, por el que pagamos un poco más de 60€ por 14 días y afrontamos la última parte del viaje hasta Asturias por carretera, la más dura de todas por tener que conducir de noche y con tanto cansancio acumulado.
Se agradecerían unos días de descanso después de unos días tan ajetreados, pero el lunes toca volver a la oficina. Eso sí, volvemos con muchos recuerdos y aventuras que durarán para siempre.

 

Otras entradas sobre Tailandia

Itinerario por Tailandia de dos semanas

Información práctica sobre Tailandia

 

¡Si tienes alguna pregunta no dudes en dejarnos un comentario!

 

Síguenos en Instagram