La visita al Elephant Nature Park (Parque Natural de Elefantes) fue lo primero que reservamos una vez que tuvimos los vuelos a Tailandia. De todas las posibilidadess que aparecían en su web, elegimos “Elephant Trail – Single Day” ya que nos permitiría, entre otras cosas y a diferencia de otras opciones, caminar al lado de los elefantes por el bosque. El precio fueron 2500 bahts (unons 65€) por persona e incluía transporte desde el alojamiento al campamento, guía en inglés, comida vegetariana y duchas para quitar el barro.

Habíamos recibido un email de los organizadores de la excursión al Elephant Nature Park con instrucciones una vez que realizamos la reserva. En ese email, indicaban que nos recogerían entre las 8:00 y las 8:30 en la puerta de nuestro hostel. Al estar dentro de la llamada zona centro de Chiang Mai, ofrecen esta posibilidad, sino se debe ir a su oficina principal, que está ubicada allí. Además, recomendaban llevar crema solar, repelente de mosquitos, ropa para cambiarse y lo necesario para darse una ducha.

Chiang Mai Elephant Nature Park Sila Sanctuary Guia Grupo

Foto con el guía

 

Desarrollo de la visita al Elephant Nature Park

El día comenzó temprano, ya que a las 8:10 pasaron a recogernos en una mini-van en la que ya venían dos personas más, junto con el conductor y el guía. Luego, fuimos a por el resto de la gente y, una vez que estábamos todos, tomamos dirección al “Sila Elephant Sanctuary”, el lugar en el que pasaríamos el día.
Durante el trayecto nos pusieron un vídeo en el que explicaban los posibles riesgos al estar entre elefantes y  las cosas que no deberían hacerse si no queríamos acabar golpeados por uno de ellos durante la visita al Elephant Nature Park. El campamento se encontraba a una hora y media aproximadamente del centro de Chiang Mai y por el camino paramos a tomar un café.
Una vez en el campamento nos explicaron que, justo al lado, había otra empresa que se dedicaba a los paseos en elefante, algo que se consigue solo mediante el maltrato. Nos remarcaron que si subíamos fotos en redes sociales de la entrada del centro, que no apareciese nada de la otra gente por detrás.

Sila Elephant Sanctuary

Sila Elephant Sanctuary

 

La primera imagen que tuvimos en el Elephant Nature Park fue la de los animales en completa libertad que se acercaron a nuestra llegada. Eso sí, con un cercado separando su zona de la nuestra aunque había un elefante bebé que conseguía esquivarla, pero no era peligroso.

Elefante bebé en el Elephant Nature Park

Elefante bebé en el Elephant Nature Park

 

A continuación, nos explicaron como preparar una especie de bolas hechas con distintos alimentos para los elefantes, a base de semillas, arroz, verduras,…y participamos en el proceso. Después, las dejamos secando al sol.

Visita al Elephant Nature Park

Preparando la comida de los elefantes


 
¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y descubre nuestros productos favoritos para viajar!
 
Entrar a la Tienda

 

Lo siguiente que hicimos fue alimentar a los elefantes con plátanos. Es increíble la velocidad con la que los pueden comer y la habilidad que tienen con la trompa.

Platanos para todos

Platanos para todos

 

Una vez terminamos de alimentarles, nos tocó comer a nosotros. La gente del campamento había preparado comida vegetariana a base de verduras, arroz, noodles y fruta. La verdad que todo estaba muy rico.

Comida vegetariana en el campamento

Comida vegetariana en el campamento

 

Nos dejaron un rato para descansar con vistas directas a los elefantes y después nos avisaron para ir a dar el baño de barro a los elefantes. Nos metimos en una poza de barro con ellos, que estaban allí tumbados y se lo esparcimos por todo el cuerpo. Tienen una piel muy dura y con bastante pelo. También aprovechamos para lanzarnos barro entre nosotros, como niños pequeños jeje

Embadurnando en barro a nuestro nuevo amigo

Embadurnando en barro a nuestro nuevo amigo

 

Desde allí, los guiaron a otra zona donde les quitamos el barro. Una experiencia única, estar tan cerca de animales tan grandes y a los que se ve que están bien cuidados.

Quitándoles el barro a los elefantes...y a nosotros

Quitándoles el barro a los elefantes…y a nosotros

 

Reflexión: No puedo olvidar en el día que pasamos con los elefantes, fue alucinante, guardo un muy buen recuerdo y aunque me pareció que los animales estaban perfectamente cuidados y se les trataba muy bien, mi sensación después de todo es que su libertad estaba limitada pese a estar en un terreno muy amplio. Es cierto que son elefantes rescatados y es posible que necesiten estar más controlados, no lo sé, pero al final, día tras día reciben visitas de gente que como nosotros pretendemos ayudar, y tal vez eso no sea lo mejor para ellos. El problema es que hay otras dos variables en juego: el dinero que conlleva cuidarlos y que pasaría si no hubiese esta financiación extra, y que ocurriría si en lugar de en el campamento estuviesen en libertad por culpa de la caza furtiva. Por desgracia, esto ya está fuera de nuestro alcance…

Antes de irnos del Elephant Nature Park, estuvimos hablando con el guía. Nos contó que acababa de cumplir 21 años y que, a finales de semana, debía volver a su pueblo para la lotería del servicio militar. Es un proceso en el que una vez pasado el reconocimiento médico, tienes que sacar una tarjeta de una urna. Si la tarjeta es negra quedas exento del servicio militar. En cambio, si es roja, deberás realizarlo. A su vez, la duración del servicio dependerá del nivel de estudios, siendo más corto si el nivel académico es más alto. Se sorprendió bastante cuando le dijimos que en España el servicio militar no funcionaba así.

A nuestro regreso, sobre las 16:30, fuimos directos al hostel para buscar las posibles formas de llegar al día siguiente al Parque Nacional Doi Inthanon. El dueño del hostel, contactó con un conocido y lo dejamos cerrado. Por 3000 bahts (unos 80€) para todo el grupo, tendríamos desplazamiento y decidiríamos las paradas dentro del parque.
Con el día siguiente organizado, decidimos ir a darnos un masaje de pies y espalda justo al lado del hostel. Una hora por 250 bahts (menos de 7€), para recuperar de tanto madrugón y cansancio.
Aprovechamos para cambiar algo más de dinero, esta vez a 38,25 bahts por euro y luego, en una terraza, tomamos unas cervezas Chang, la cerveza más conocida de Tailandia.
Aún quedaba por vivir una experiencia nueva más en el día. Decidimos ir a ver unos combates de Muay Thai que se celebraban por la noche en el Chiang Mai Boxing Stadium. Pagamos 600 bahts (sobre 15€) por persona y había 6 combates. Había luchadores tailandeses y japoneses también y las edades iban desde los 12 a los 20 aproximadamente. Estuvo muy entretenido. Es increíble ver el respeto que se muestran antes, durante y después de los combates, pese a estar dándose unos golpes tremendos.

Combate en el Chiang Mai Boxing Stadium

Combate en el Chiang Mai Boxing Stadium

 

VER EL ITINERARIO COMPLETO DEL VIAJE POR TAILANDIA

¡Si tienes cualquier duda o recomendación, no dudes en dejarnos un comentario!

Síguenos en Instagram: