Después de haber visitado ya muchos templos durante el viaje, nos levantamos sabiendo que hoy veríamos uno diferente y peculiar, el Templo Blanco en Chiang Rai.

Aunque antes de poner dirección a Chiang Rai, aún en la habitación, decidimos que para volver a Bangkok el último día del viaje a coger el vuelo de vuelta a Madrid, volaríamos desde Krabi en lugar de desde Phuket como habíamos pensado en un primer momento, para poder así aprovechar unas cuantas horas más en Krabi. Por lo tanto, nos ahorraríamos el viaje de Krabi a Phuket en minivan y, aunque perderíamos el vuelo desde Phuket a Bangkok, que ya lo teníamos sacado, ganaríamos unas horas más de tiempo en Krabi. Así que sacamos los billetes de Krabi a Bangkok, con un precio de 45€ cada uno con equipaje facturado con la compañía Thai VietjetAir.

Con eso solucionado, pedimos un Uber para que nos llevase a la estación de autobuses de Chiang Mai, en concreto a la Chiang Mai Bus Terminal 3, donde cogeríamos el autobús que nos llevaría a Chiang Rai, donde nos esperaba el Templo Blanco.

Chiang Mai Bus Terminal 3

El ticket lo habíamos comprado el día antes, y al llegar a la estación, como aún teníamos algo de tiempo, decidimos comprar comida y café para desayunar. Después nos dirigimos al andén 20, que era el lugar del que salía el autobús de la compañía GreenBus. Fue puntual en su llegada y el autobús estaba limpio, tenía aire acondicionado, azafato y nos dieron una botella de agua al subir.

Billete de autobús Chiang Mai - Chiang Rai

Billete de autobús Chiang Mai – Chiang Rai

 

El trayecto duró algo más de 3 horas, por unas carreteras en obras que no estaban en muy buen estado y realizamos una parada por el camino, en una pequeña área de servicio con baño y puestos de café, zumos, comida…

Parada durante el viaje

Parada durante el viaje

 

La forma de conducir aquí es un poco peculiar. Las líneas contínuas no se respetan y, en ocasiones, se adelanta de manera bastante peligrosa. Hasta ese momento solo habíamos visto un accidente, pero en los días posteriores veríamos alguno más.
Una vez llegados a la estación de autobuses de Chiang Rai, fuimos caminando hasta el hotel, que se encontraba a unos 10 minutos. Todo se ve más viejo que en las anteriores ciudades.

Autobús bastante antiguo

Autobús bastante antiguo

 

Era el primer hotel del viaje, todos los anteriores alojamientos habían sido hostels. Además, este lo habíamos cogido con piscina. Por las fotos, podría parecer muy caro si el hotel estuviese en España, pero el precio fueron 23€ por persona con el desayuno de buffet incluido. La habitación tenía salida directa a la piscina con una mini terraza con mesa y sillas, y a la habitación no le faltaba detalle.

Piscina central del hotel

Piscina central del hotel

 

Templo Blanco en Chiang Rai

Antes de disfrutar de la piscina y relajarnos tras tanto viaje, fuimos a visitar el templo Wat Rong Khun, más conocido como Templo Blanco. Para llegar allí, el conductor de un tuk-tuk nos cobró 400 bahts (10€) por la ida y la vuelta y esperarnos allí mientras lo visitábamos. Tardamos unos 20 minutos en llegar desde el hotel.

Templo Blanco en Chiang Rai

Templo Blanco o Wat Rong Khun

 

A primera vista el Templo Blanco luce impresionante, ya que no se parece a nada que hubiésemos visto antes. Para entrar pagamos la entrada de 50 bahts (algo más de 1€) por persona y nos encontramos de lleno con una gran cantidad de gente en busca de la foto a la entrada del templo, un poco agobiante. Merece la pena fijarse en cada detalle. No tiene desperdicio.

El Templo está cargado de detalles

El Templo está cargado de detalles

 

¿Todavía no has visitado nuestra Tienda? ¡Entra y descubre nuestros productos favoritos para viajar!

Entrar a la Tienda

 

Para entrar en la parte cubierta del Templo Blanco hay que descalzarse. La figura del Buda, parece 100% una persona real. De hecho, estoy seguro de que hay gente que sale de allí sin saber a ciencia cierta si es una persona o una figura, por su nivel de detalle. Además, las pinturas que hay allí son impresionantes, pero no permiten realizar fotos. Se puede ver un dragón que ocupa una pared completa, con un cerebro en la parte alta de su cabeza. En cada uno de los lados de la cara se pueden apreciar personajes famosos o sucesos ocurridos. Se pueden ver, por ejemplo, dibujos de personajes de películas, a Pikachu, a Doraemon, las Torres gemelas ardiendo…

Banco a la entrada del Templo

Banco a la entrada del Templo

 

Continuando la visita por los alrededores del templo, pudimos ver que estaban construyendo un templo dorado en el terreno colindante.

Templo dorado en construcción

Templo dorado en construcción

 

Además, había un pozo donde la gente lanzaba monedas y de algunos de los árboles que había, colgaban cabezas de personajes de películas, con un nivel de detalle espectacular.

Piratas del Caribe también está presente

Piratas del Caribe también está presente

 

A la salida del templo, había un mercado local en el que aprovechamos para comprar algo de comer y algún recuerdo.
Del templo, nos fuimos directos al hotel, ya que teníamos muchas ganas de descansar y probar la piscina. El agua estaba bastante fría y no invitaba a estar mucho rato dentro, aunque sirvió para relejarse un rato y, además, pude probar la ultima compra que había hecho para mi GoPro, un Dome, que es un accesorio para las GoPro Hero 5 y 6 que permite hacer fotos en las que se ve lo que hay por encima y por debajo del agua.

Probando el juguete nuevo

Probando el juguete nuevo

 

Después, hubo tiempo para un rato de siesta porque el cansancio acumulado ya se notaba y así pudimos recargar las pilas para pasear por Chiang Rai.
Al lado del hotel había una especie de cafetería llamada “cat ‘n’ a cup”, donde podías estar sentado y a la vez rodeado de gatos. Entramos por la curiosidad, aunque sinceramente no me gustó. De haber ido yo solo, no hubiese entrado. Me recordó a algo similar que había visto en Japón, en la ciudad de Nara, donde había un bar en el que podías tomar algo rodeado de loros. Allí si que no entramos, ya que no creo que sea el sitio para tener ese tipo de animales por muy sueltos que estén.

Cafetería de gatos

Cafetería de gatos

 

Nos fuimos del bar y seguimos caminando, hasta encontrar un bazar cercano al hotel con numerosos puestos y un escenario con gente cantando. Una zona muy animada y donde pudimos comprar cosas a un precio que en España sería ridículo. Por ejemplo, pantalones cortos por menos de 3€ al cambio, mochilas por 3€, figuras, máscaras para la pared…todo hecho a mano.
Desde allí, fuimos caminando al sitio en el que cenamos. Un sitio bastante escondido donde ponían hamburguesas con buena pinta, y así nos salimos de tanto arroz y noodles. Al acabar la cena, la chica nos ofreció unos huevos cocidos por ser el día de Pascua.

Cena no muy asiática

Cena no muy asiática

 

Para acabar el día, decidimos tomar algo en la azotea de un hostel cercano, situado delante del bazar, y temprano a dormir ya que al día siguiente volaríamos a Phuket, para desde allí buscar la forma de ir directos a Koh Lanta, donde pasaríamos los próximos 3 días.

Haciendo amig@s

Haciendo amig@s

 

Otras entradas sobre Tailandia

Itinerario por Tailandia de dos semanas

Información práctica sobre Tailandia

 

¡Si tienes alguna pregunta no dudes en dejarnos un comentario!

 

Síguenos en Instagram